miércoles, 10 de noviembre de 2010

Arte Poético II de "Los Versos Felinos"

Hay un preludio en el que me detengo,
un paso que no doy,
volteó entre una cuna de sombras
me amarro a las fisuras de mi carne:
en resumen me rompo hasta disgregarme
hasta confundirme con el éter,
incia entonces el sueño,
entonces se abre la flor de loto
y me sumerjo en el espacio-vacío.

Juego a inventar estrellas,
casi puedo sentir su calor,
juego a disparar cometas
organizo una coreografía de aerolitos
estoy entre las nebulosas
en los quásares me besan
con sus ondas compulsivas,
me dentengo abierto
atónito
en la imagen maravillosa de los astros
invadido -inundado- inaudito
en el concierto de los brillos siderales.

Un instante más tarde
todo está extendido
y existe como por inercia,
me sorprendo en el delirio de las formas,
absorto en la gracia frágil del movimiento
un coito impávido
detenido sobre sí mismo
y en sí mismo girando
inumberable
se condensa y se amplia
hasta tocar su propio comienzo
cuando ya ha acabado su amplitud.
Creación.

Palpita un pulso entre el oscuro
inescindible
se repite entrelos pliegues de la nada,
abre una fuente
y todo se representa
Aparecen las líneas y los puntos
se congregan los matices
la luz enloquece de blanco
y se difracta en todos ellos
cada uno engendra el color dubitativo
que a cada paso va adquiriendo el tono:
llora el sonido
se extiende y conoce su propia escala,
en ella se reconoce por siempre
y avance en siete notas difusas
escalera de su espina por la que se irgue
y se entrega al vibrar de la molécula.
Hay complicidad en todala materia,
se agita en el oscuro que la conforma
sin-forma, llega entonces la figura
se abre una perspectiva
y todo sucede,
un parpadeo,
una extensión,
un llanto que ha durado su propio lapso
lapso de eternidad que no se escucha
por ser previa al sonido
previsible, antes de que el ojo
mirara el ojo que lo mira
y en ese mirar se incendiara el mundo.
Antes de cualquier palabra
cualquier punto
cualquier signo
ya había empezado este poema...

Me detengo en un preludio,
ya di el paso.

3 comentarios:

Maya dijo...

El poema tiene mucha fuerza: Me gusta esa sensación de espera, de pausa, como conteniendo la respiración antes de que el mundo estalle. ¡Saludos!

Poeta del Caos dijo...

Al final el poema ocurre en eselapso, en ese breve instante entre la hoja en blanco y el universo entero, entre que tejemos la referencia (signo) y nuestra mano ya señala con palabras una voz propia que nos reinventa la frescura del enigma.

Reptante dijo...

Jojo, tu respuesta está bien mamona, pero me gusta. Lo mamón, a veces suele ser poético.