miércoles, 11 de agosto de 2010

Coplas A Una Hija Del Viento

Coplas

I
Quiero extenderte esta mano
[de mi corazón a tu ausencia]
Para salvarte la vida.

II
Después que entraste en mí,
Tuvo que mudarse mi tristeza.

III
El frío del silencio
Es la ausencia de tus ojos.

IV
No estoy nunca donde me faltas,
Y llego tarde a donde te encuentro.

V
La luz antes que al miedo,
Había parido a la belleza.

VI
El impulso de tu vida es la muerte,
La vida es el impulso de mi muerte.

VII
Te voy a construir un par de alas,
De esas que no se derriten bajo el sol.


VIII
Si quieres irte es porque presientes
Que el mundo es más pequeño que tus pasos.

IX
Pero nuestros besos construyen la máxima de las distancias,
El deseo.

X
Ahogándome en tu sexo,
soy un dios que quema su templo.

XI
Sólo puedo ser luz
Mientras tú seas la oscuridad.

XII
Las gotas de lluvia ensayan tu tacto,
Las tormentas lejanas, tu presencia.

XIII
Me dices que amar no es fácil,
Yo siempre he sabido, que es simple.

XIV
Siempre que dices adiós, te quedas,
Siempre que digo quédate, me despido.

XV
No me despido porque nunca te vas,
Aunque dejes el espacio entre nosotros.

XVI
En la noche establezco
vínculos de inmortalidad con el silencio.

XVII
Estás ahi porque te miro,
y yo estoy aquí porque me miras.

3 comentarios:

Megara900 dijo...

Estas coplas son de distancia que disloca el sentido normal de las palabras, y ellas van tejiendo silenciosas redes como aeroplanos para aves de mármol.


La ausencia toma su sitio importante en la extensión infinita de cada línea, cada enumeración paralela que posee una extraña confesión de tristeza.


Ahora tú, ahora ella, ahora la ausencia.

Hermosas coplas Gerardo, mi aplauso infinito =)

Poeta del Caos dijo...

Creo que mi afán de hacer coplas viene de su caracter fragmentario, como la misma ausencia, una serie de frases que se le vienen a uno a la cabeza y que se resisten a transformarse en poemas, es que ya son absolutas por sí mismas, se rehusan a concatenarse.
Encontes es infinita...

Reptante dijo...

Complemento en la contradicción, vuelo trunco en el deseo, noche joven cuando apenas el alba transmuta el deseo de resurrección en los cuerpos... El alma humana es la prueba de todo el mal que nos han hecho... Esperemos que tanta dicotomía, tanto lado anverso, tanto deseo incomprendido, encuentre luz... Algun día.

Me ha gustado mucho todo este panorama, y se nota, se nota mucho la influencia de la escuela que te han dejado los fantasmas de los poetas, en las venas. Bien por esto amigo.